domingo, 4 de diciembre de 2011

Smokey eyes.

He llegado a la indiscutible conclusión de que no eres real. Que eres uno de esos espectros que imagino por las noches, de esos que se enrollan en mis sábanas y prenden imperdibles en mi almohada. Como los que me susurran al oído y me recitan poesía vacua...
Hay ciertos aspectos que me inducen a pensar que esa teoría tiene fallos, lagunas azules como las de tus pupilas. Pero mis metonimias no alcanzan a plasmarte sólo por un contenido.

Tal vez tus ojos azules nacieron de algún desvarío, son un híbrido entre alcohol y soledad. Puede que tus pestañas sean las ramas perdidas de algún olmo extinguido que un poeta anónimo quiso plasmar en un cuadro de Monet, con esos colores tan suyos teñidos en tu ropa extraña. Puede que Portugal esté en tu nombre o en tu sangre, o que yo lo imaginase para sentirte más cerca.
Tal vez tu voz no sea solo el susurro del viento, tal vez tu sonrisa no sea sólo un espejismo del macabro destino.


A lo mejor, si fueses fruto de mi deshauciada mente, tendría cura este pseudo efecto Pigmalión, pero hay dos cosas que me hacen pensar que existes realmente:




Creo que alguien más te ha visto y no nos engañemos, yo jamás hubiese sido capaz de crear algo tan bello.

2 comentarios:

  1. Si, es precioso. Y seguro que real, pero aunque no lo fuese, por las demas entradas que he leido, serias sin duda capaz de crear esa belleza. Un blog genial. Aqui tienes una seguidora y de las buenas. Un besito. Te invito a darte una vuelta por el mio.

    http:/agujerosenlamemoria.blogspot.com

    ResponderEliminar

Venga, no te vayas así. Delira un poco :)